Menu

Caleido

Tras el fallido intento de desarrollo de un palacio de Congresos internacional en el suelo dotacional del entorno de las cuatro Torres, el Ayuntamiento de Madrid sacó a licitación, a través de concurso público, un derecho de superficie con 52.500 m2 de uso dotacional y 17.500 m2 de uso comercial, concurso público en el que se impuso Inmobiliaria Espacio.

Con ello se retomará la construcción sobre el garaje y la cimentación existente del anterior proyecto y se levantará un edificio en altura que completará el parque empresarial Cuatro Torres Business Area en el que se encuentran actualmente cuatro edificios: Torre Cepsa, Torre PwC, Torre de Cristal y Torre Espacio.

Se contempla la construcción de un edificio de referencia por su tecnología, eficiencia energética y acabados y que esté conformado en forma de “T” invertida.

Enclave privilegiado

Se encuentra en una de las áreas más atractivas y de mayor proyección futura, junto a las Cuatro Torres Business Area, zona estratégica de alta concentración de empresas en la que trabajan más de 16.000 personas. Destaca la inmejorable conectividad con el resto de Madrid y territorio nacional por carretera (acceso directo a M-30, M-40 y A-1), transporte público (metro, cercanías y autobuses cercanos) y tren de alta velocidad (estaciones de Chamartín y Atocha). Además, le separan solo 10 kmsdel aeropuerto de Barajas.

El complejo ocupará una parcela de 33.325,56 m2 y el edificio tendrá una superficie total de 70.000 m2 computables. De ellos, según el pliego de condiciones del concurso, el uso de la superficie se divide en 52.500 m2 de uso público y 17.500 m2 de uso comercial, con espacios de restauración y servicios, como ya se ha mencionado anteriormente.

El edificio, con forma de “T” invertida, se configura como un volumen de servicios híbrido que contiene diversos usos que cohabitan y generan sinergias importantes entre sí. Se distinguen cuatro programas fundamentales: un gran aparcamiento subterráneo, sobre este una clínica deportiva, en el basamento un centro universitario y, rematándolo, una planta comercial bajo la cubierta verde desde la que emerge la Torre de uso docente.

El futuro proyecto Caleido albergará dos importantes inquilinos: el Instituto de Empresa, que ocuparía el grueso del edificio, y con el que ya se ha firmado el contrato de arrendamiento, y una clínica privada, con la que actualmente se está trabajando para cerrar el contrato de alquiler.

IE universidad estará repartido entre el basamento, donde se situarán zonas deportivas, auditorio, biblioteca, accesos y cafetería. Todo este basamento se asoma a la zona verde con una gran fachada, hacia el parque, que configura uno de los accesos del conjunto. Otro acceso a la torre se realiza desde el propio Paseo de la Castellana. Mediante una gran pasarela se accede a la base de la torre, situada a la altura del Paseo de la Castellana, en la que se encuentran las aulas y la administración que configuran el programa principal del centro universitario.

El uso comercial será una extensión de la trama urbana de la ciudad, contribuirá a que el recorrido norte-sur sea mucho más amigable y cubrirá de servicios y oferta comercial el trayecto desde el Hospital de la Paz hasta la Plaza de Castilla. Igualmente la zona de Monforte de Lemos se comunicará con la Castellana a través de las zonas verdes y el área comercial, dotando a la circulación peatonal de la necesaria permeabilidad este-oeste.

El diseño consiste en situar una gran pieza horizontal en el basamento para así configurar una calle comercial que una el Hospital de la Paz con Sinesio Delgado y para formar junto a la Torre dos plazas principales, una norte y otra sur. La cubierta del proyecto constituirá parte del campus del IE en la zona sur, mientras que la zona norte conformará un parque urbano integrado en el espacio comercial que buscará similitudes con el High Line Park en Manhattan, de modo que potenciará eventos after work, exposiciones de arte, semana de la moda, así como la vida nocturna, en un oasis verde dentro de la zona financiera. El proyecto contará con 1.693 plazas de aparcamiento de las cuales 1.163 estarán destinadas a uso comercial; 400, a uso educativo y 130, a uso sanitario.

Como conclusión, el proyecto generará riqueza desde el inicio de la construcción, pero también anualmente durante la etapa de explotación. A esto hay que añadir el incremento de la recaudación tributaria de la ciudad de Madrid derivada de impuestos como el IBI, ICIO, etc., y del canon anual que se pagará al Ayuntamiento. Este proyecto será un revulsivo al desempleo local, pues generará puestos de trabajo como consecuencia del impacto derivado de la construcción y la consiguiente explotación. Es de destacar la calidad del empleo que generará esta segunda etapa, dado que un porcentaje muy importante de los que se creen de manera directa serán indefinidos y de elevada cualificación.

Otros beneficios asociados al proyecto serán el incremento del turismo sanitario, el apoyo a la formación académica de grado y posgrado, con un campus de última tecnología, así como el respaldo a la investigación médica y la captación de estudiantes procedentes de otros países, que impulsarán la zona y el consumo.